Cogiendose a mi esposa en Cuapiaxtla

391
Share
Copy the link

Me dice que nos tenemos que llevar bien porque va a estar en mi casa con mi padre un chingo de tiempo. Cogiendose a mi esposa en Cuapiaxtla.Su cuerpo caliente no espera y tengo que estar siempre con el rabo duro para ella. Cierra los ojos mientras sus manos agarran con fuerza la riata del amante y se retuerce de placer cuando le meten los dedos en su raja peluda. Los padres no la conocían pero pensaron que entendería mejor a su hijo. Me la cojo en el porche que tiene un buen sofá y nos da el aire fresco.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.