Cojiendo a mi vecina en Jacona

21
Share
Copy the link

Ya estaba de camino de la oficina cuando bajando la escalera me encuentro a la empleada del hogar que al verla detenidamente e imaginarme el cuerpo tan rico que se esconde en esas ropas de trabajo me tengo que parar un momento delante de ella y forzarla a tener un encuentro sexual conmigo. Cojiendo a mi vecina en Jacona.Entre gemidos de placer y gotas de sudor seguimos cojiendo y exploro todo su cuerpo con mis manos mientras mi verga está enterrada en su interior. La siento encima de mi pinga y empieza a botar. Su piel morena y sus generosas caderas y muslos hacen de esta chava una perfecta pendeja para coger.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.