Cojiendo a mi vecina en Tenampulco

297
Share
Copy the link

El pendejo dueño del hostal me vio entrar y cerró la puerta porque quería cogerme cuando estaba en el servicio lavándome. Cojiendo a mi vecina en Tenampulco.El pendejo dueño del hostal me vio entrar y cerró la puerta porque quería cogerme cuando estaba en el servicio lavándome. La neta, cuando mi puta particular de piel de caramelo se pone esa ropa tan sexy de enfermera me pone la verga bien dura. Ella es una morra de coletas muy sabrosa con un lívido por las nubes. Su enorme trasero negro es cojido y su movimiento es hipnótico. Mujer madurita que ha quedado con un joven chavo amigo de su hija, al cual conoció después de unos días yendo a su casa para hacer un trabajo de clase con su hija.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.