Me coji ami tia en Quecholac

87
Share
Copy the link

Sabe que no aguanto más y mis dos dedos entran en ella como un cuchillo caliente en mantequilla. Me coji ami tia en Quecholac.Es tal la dedicación de la morrita que casi se asfixia con mi pinga y eso me gusta porque se nota que le pone esfuerzo. La tuvo cuando sus padres aun no habian llegado de trabajar y el hermano estaba en la cocina estudiando matemáticas. La neta que rica esta la pendeja y como tiembla sus carnes del trasero cuando le dan cachetadas. Esta algo nerviosa y nos platica que está estudiando derecho. A ella no le importa compartir su panocha conmigo y se abre de piernas con los pechos al desnudo para que mi boca le chupe el clítoris.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.