Mi tio me cogio en Zacualpan

441
Share
Copy the link

Ella se agacha a sus pantalones y su boca se abre para dar paso a la pinga del wey que cierra los ojos de lo cachondo que esta cuando nota el contacto de sus labios en la cabeza de su verga. Mi tio me cogio en Zacualpan.Algunas veces solo la observo como duerme, pero otras me animo y le acaricio todo el cuerpo con cuidado de no despertarla. Esta vieja está esperando la llegada del amante del rabo de caballo para que le castigue bien a fondo su culo. La pendeja grita cuando la siente por detrás, pero al wey le vale madre que grito y sigue taladrándole su pequeño agujero negro.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.